Mis Libros

/center>

Monday, 13 July 2015

FESTUM, Capítulo 1 (Parte 3)






La fuerte lluvia azotaba sobre su cabeza, no podía pensar, dormir, siquiera respirar. Ya casi no recordaba lo que era ser una persona, o aquellos años felices junto a sus padres en aquella isla, aquello se había esfumado; qué feliz e ingenua había sido, aislada de todo, incluso de la cruda realidad que día a día debía soportar el resto de la gente… Su isla, el último reducto de humanidad libre, era una pequeña sociedad formada por menos de cien personas que vivían como lo hicieron los primeros seres humanos, felices en su cotidianeidad a pesar de saberse observados, apartados en una tierra infestada de vampiros sanguinarios que habían dominado y controlado la tierra desde la última gran guerra en 2030. 


Las siniestras criaturas, cansadas de aguardar en las tinieblas, de ver cómo otros seres más irresponsables y efímeros controlaban el planeta, desplegaron sus fuerzas y todo su poder en forma de un poderoso y despiadado ejército de vampiros sanguinarios que fue destruyendo al ser humano, poco a poco, como un malévolo cáncer que iba alimentándose de los cuerpos caídos de las gentes de ciudades enteras y, más tarde, fueron los países los que acabaron desapareciendo. 


Ni siquiera las armas nucleares pudieron frenar esa plaga apocalíptica… Nada los detuvo. La luz del sol les hizo daño al principio, el día se convirtió en el único respiro que daban a los humanos. Esto fue hasta que también aprendieron a usar carros de combate y vehículos con protección en sus ventanas para poder atacar incluso de día, a la luz del sol. Ahora se habían convertido en la nueva especie dominante del planeta, la evolución continuaba con ellos, pero un nuevo reto se presentaba ante los vampiros: demostrar si eran dignos de dominar la tierra como había hecho el ser humano durante miles de años, o quedar ante todos como una simple malformación genética condenada a la extinción. Una duda se planteaba ahora, si los vampiros desaparecían, tal vez desaparecerían todos, incluso el ser humano. Por primera vez, una especie les había plantado cara, e incluso había vencido a los humanos, aunque estaba claro que les necesitaban, los hombres eran un mal necesario: necesitaban alimentarse de ellos. 


Actualmente, el ser humano casi se había extinguido. Casi se dieron cuenta tarde, pero supieron perdonar la vida a unos miles de ejemplares humanos, con el único propósito de seguir alimentándose de ellos. Muchos de los pobres infelices, nacidos en las nuevas generaciones de humanos, habían crecido con la carencia de sentirse libres, y asumían que la libertad era una recompensa solo al alcance de aquellos que participaba en el FESTUM. Los humanos eran controlados hasta la saciedad, maltratados, torturados y asesinados sin motivo alguno, por esto, algunos de los más antiguos pedían clemencia a sus dioses suplicándoles que en algún escondite, en algún lugar recóndito del mundo, un grupo de humanos pudiese hacerse fuerte y llegase a plantarles cara, una especie de rebelión de los humanos que los liberase de su agónica existencia…

No comments:

Post a Comment

Deja tu comentario y en breve será publicado. Gracias por tu tiempo.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...