Mis Libros

/center>

Tuesday, 4 August 2015

FESTUM CAPÍTULO 1 (Parte 6)








Los vampiros más importantes y relevantes viajaban de todas partes del mundo, como invitados de excepción para ser testigos del macabro divertimento del FESTUM. Los candidatos que debían sobrevivir esa noche eran elegidos por su fortaleza, belleza, inteligencia o por distintos motivos como el ser hijo de antiguos supervivientes de la gran noche, como fue el caso de Mara. Acabar con ella, la primera humana resultado de dos supervivientes libres, añadía un morbo especial para esos sádicos vampiros, podrían mostrarles a sus padres que aunque ellos hubiesen escapasen tras sobrevivir al FESTUM, el fruto de su amor moriría en la carrera, y ellos serían testigo de su muerte, era una manera de recordarles que ni en Isla Menor se estaba del todo a salvo.
 La noche del FESTUM todo se paralizaba para los vampiros. Los humanos podían presenciar, con suerte, cómo alguno de los suyos sobrevivía y era liberado. Sin embargo, durante los últimos 5 años no había sobrevivido nadie. El grupo de los Segadores, los cuatro vampiros-cazadores más despiadados, vampiros asesinos, implacables guerreros capitaneados por Caleb, hijo del gran jefe de todos los vampiros, Gornav, había sido implacable, dejando un balance muy negativo para aquellos pobres desdichados que soñaban con la libertad; En los últimos años, desde que Caleb alcanzó la mayoría de edad, ningún humano había sobrevivido hasta las siete de la madrugada, la hora límite para poder ser libres,  cuando el juego se diese por terminado.

Aquel cruel pasatiempo consistía en dejar que los “festantes”, los participantes del FESTUM, salieran corriendo con una ventaja de unos minutos para que intentasen sobrevivir durante toda la noche recorriendo la salvaje jungla llena de cániros, perros-lobo que habían sido infectados genéticamente con el virus que propagaba la anomalía genética de los vampiros, una especie de virus de laboratorio sintetizado a partir de la sangre de los vampiros que, de manera experimental, había surtido efecto en aquellos pobres animales, criados y matados a hambre para ser liberados durante la noche del FESTUM, la mitad de los humanos morían en las fauces de aquellas bestias sobrenaturales… Las traicioneras playas desiertas, los peligrosos ríos de la isla, o el mar infestado de tiburones blancos, eran la otra alternativa al suicidio, algunos de los festantes preferían quitarse la vida arrojándose por los acantilados antes que morir descuartizados por las fieras y los peligros ocultos de la isla. Una extensa lista de peligros naturales a los que se sumaban los más expertos vampiros cazadores que iban eliminando uno a uno a todos los posibles supervivientes con ayuda de trampas, sus híper-desarrollados sentidos, habilidades especiales y todo tipo de artilugios o medios tecnológicos. La treintena de humanos solo provistos de unas zapatillas de deporte y un objeto de su elección, en clara desventaja, solía desaparecer antes de que el sol saliese y pudiese reconocérseles como vencedores del FESTUM. 

Mara era hija de dos de aquellos extraordinarios vencedores, A pesar de la dificultad que constituía sobrevivir aquella noche, sus padres lo habían logrado… Ahora, ella debía conseguirlo, tenía que hacerlo por ellos, si no por ella misma. Hacía un par de años que se la habían arrebatado, los vampiros argumentaron una gran falacia, y alegaron que sus padres se habían ganado la “libertad” en el FESTUM, pero que Mara no lo había hecho, a diferencia de todos cuantos estaban allí, ella era la única que no había corrido por su vida en el FESTUM, era ilógico, ella había nacido allí. Estaba claro que querían amargarles la existencia, aún cuando les habían dicho que allí los dejarían tranquilos para siempre. 

Les aseguraron que si querían volver a verla, debería superar el FESTUM. Así que, sin avisarlo, una noche se presentaron en su casa y dijeron que venían a  por ella, la sustrajeron del lado de sus enfurecidos padres, y aunque ambos se ofrecieron a ir en su lugar, los vampiros los ignoraron, riéndose en sus propias caras. Era evidente que querían destrozarles la vida, en cierto modo deseaban aniquilar la libertad que se habían ganado, hacerles sentir que volvían a ser nada.

No comments:

Post a Comment

Deja tu comentario y en breve será publicado. Gracias por tu tiempo.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...